domingo, 29 de abril de 2018

Libros sobre música (11): "L'Âme et la corde", Ivry Gitlis




No puedo ocultar mi debilidad por Ivry Gitlis: me parece un violinista legendario: no solo por su longevidad, ni mucho menos por su carrera en el sentido más estandarizado del término, sino por su individualidad, su independencia, su originalidad. Es de los poquísimos violinistas que se reconocen a los pocos instantes de escuchar una grabación. Tal vez no sea el más refinado estilista, tal vez los haya más perfectos, pero qué más da. Su manera de tocar lo justifica todo.

Y este libro no hace más que confirmar lo que pensaba de su compleja personalidad. En concreto he leído su segunda edición. La primera es de 1980,  y en esta aparecen un par de capítulos nuevos a modo de actualización o complemento.

No es el escritor más ordenado ni metódico, no existe una línea cronológica clara en estas memorias, pero da igual, pues nos muestra a un artista que no se toma nada en serio y al mismo tiempo se plantea absolutamente todo: desde sus negativos recuerdos de su educación "reglada" en el Conservatorio de París, el escándalo del Concurso Thibaud en el que quedó quinto, ante la protesta monumental del público, y su manera absolutamente original de plantear su carrera musical o de no planteársela en absoluto, de hecho. Vivir el momento, alejado de toda convención, yendo de un lado a otro sin atarse a nada ni a nadie (su vida personal también ha sido complicada...), sin parar de cuestionarse todo y, al mismo tiempo, dejándose llevar por el instinto, o su destino.

Su escritura es apasionante, con infinidad de preguntas que quedan sin respuestas, con una prosa bellísima. He de reconocer que hay un par de capítulos casi al final, que parece algo así como un diario, que son complicados de entender o seguir, pero en general el libro invita a ser leído con calma y sin prisa, porque hay mucho con lo que disfrutar.


Lo he leído en francés, y se puede encontrar en amazon o iberlibro, entre otros sitios. La editorial es Buchet Chastel

martes, 18 de octubre de 2016

Libros sobre música (10) : "From Russia to Love", (Viktoria Mullova)

From Russia to love, The life and music of Viktoria Mullova - Eva Maria Chapman


Normalmente hago reseñas de libros que me han gustado, pero en esta ocasión no va a ser así. No me ha gustado, no me ha interesado y me ha aburrido. Y el caso es que no me esperaba gran cosa tampoco. Y me diréis: "¿entonces por qué lo has comprado?", y tendréis toda la razón. Bueno, el caso es que me ha costado unos 5 € con gastos de envío y todo. A pesar de figurar como libro de segunda mano, el libro estaba impecable, con una edición muy bonita de tapa dura y todo. Igual es que otro como yo lo compró y lo vendió después...
La violinista Viktoria Mullova nunca me ha interesado mucho: pese a ser ganadora del concurso Tchaikovsky, pues siempre me ha parecido poco interesante lo que hace. En su época de jovencita era una violinista de una perfección impresionante, pero muy rígida musicalmente y con poco interés. Tras su huida de la URSS ha seguido su carrera en occidente, y últimamente se ha adentrado en terrenos nuevos para ella, como la música más popular, el jazz o la interpretación más historicista en el barroco, Mozart, Beethoven, etc. Pero en esas facetas siempre me ha dado la impresión de que le ha faltado espontaneidad, de que todo lo toca perfecto pero muy estudiadito, sin salirse ni por un momento de lo escrito.
El caso es que todo eso no lo digo yo, lo dice ella misma en el libro: ella lo achaca a su instrucción férrea dentro del sistema soviético, que buscaba la perfección absoluta y la ausencia de fallos. Y eso se reflejaba también en su carácter, que era muy rígido, poco amigable y muy reservado.
Ella explica que todo eso lo ha ido superando, que ahora está mucho más libre y se deja llevar más, pero yo tengo mis dudas. La grabación de las Sonatas y Partitas, en la época más actual, con cuerdas de tripa y arco barroco (sin embargo, no se puede considerar violín barroco) está impecablemente tocada, con una afinación y una limpieza increíbles, pero en mi opinión es una versión muy distante y sin pizca de imaginación. Y la última "cosa" que ha hecho fuera de la música clásica, Stradivarius en Rio, me parece una absoluta tontería: me parece hasta un poco patético verla tocar esas cancioncitas tan sosas con un estilo tan impecable y estudiado.
Pero bueno, como decía aquel, yo estoy aquí para hablar de (mi) libro... La verdad es que me parece un libro muy forzado, el tema en sí daría para una entrevista o dos, pero hacer un libro entero no se aguanta mucho. Es algo confuso: hay temas que aparecen tres y hasta cuatro veces a lo largo del libro, largos fragmentos con demasiados datos que a mi entender son innecesarios, como la descripción de los antepasados de Mullova en la URSS, o de los trabajos de su actual marido. No creo que sea tan interesante. Hay fragmentos que se leen bien, como las peripecias con las que consiguió salir de la URSS y pedir asilo político en Suecia, aventuras que darían para una película de Hitchcock. U otros capítulos algo más técnicos, donde relata sus experiencias musicales con el barroco, etc. Pero todo lo que trata de su vida personal a mí me sobra. Seguramente es fallo mío, será mi falta de curiosidad que me hace cambiar de canal cuando aparece "Sálvame" o algún programa parecido. Pero me molesta un poco hurgar en la vida personal de la Mullova. Que, por cierto, ha sido bastante movidita, con tres hijos de tres padres diferentes. El relato prolijo de esas diferentes relaciones, incluso con comentarios de sus hijos al respecto me resulta algo embarazoso. Para el que no lo sepa, su primer hijo tuvo como padre a Claudio Abbado, nada menos. Y la verdad es que en el libro Abbado queda bastante mal, por haberse desentendido totalmente de Mullova y, sobre todo, de su hijo en cuanto se enteró del embarazo.
No sé, son detalles que a mí, personalmente, no me dicen nada y es más, que no quiero saber. En resumidas cuentas, me da la impresión de que Viktoria Mullova no es una personalidad suficientemente sólida o interesante como para hacerle un libro cuando cumplió 50 años. Un artículo, una entrevista, pues vale. Pero un libro....


Normalmente pongo el enlace del libro en amazon o iberlibro, pero la verdad es que está muy caro y no me parece sensato gastarse ese dinero. Porque a mí me costó, repito, unos 5 €, y ahora lo he visto por unos 70... 

domingo, 16 de octubre de 2016

Libros sobre música (9): "The Academy of St. Martin in the Fields "

The Academy of St. Martin in the Fields - Meirion and Susie Harries




Con la triste noticia del fallecimiento de Neville Marriner he vuelto a leer el presente libro, que trata de los primeros años de la orquesta que fundó, The Academy of St. Martin in the Fields. Es un libro de 1986 escrito por Susie Harries, hija del mismo Marriner en su primer matrimonio, y su marido.

En anteriores entradas he señalado mi predilección por esta orquesta en muchos repertorios: en mis tiempos de estudiante había una enorme diferencia entre las versiones de música barroca de Marriner con su ASMF en comparación con las existentes: Richter o Munchinger, con sus versiones serias y sólidas, como un panzer alemán, I Musici con su sonido excesivamente vibrado y su articulación eternamente "alla corda", contrastaban enormemente con la elegancia, la variedad y el estilo chispeante y rítmico de Marriner. Luego fui descubriendo que en compositores posteriores se mantenían esas cualidades: siempre prefería su Mozart al de Bohm, o su Haydn al de Dorati, por poner unos ejemplos.
La ASMF nació de una manera curiosa y algo casual: alrededor de Marriner se juntaron unos cuantos músicos de orquesta hartos de los directores ("refugees from the conductors", como señala Marriner en el libro), que pensaron que se podía hacer ese repertorio con un grupo pequeño, sin director, y funcionando de una manera democrática, con mucha más participación de cada músico individual en las decisiones. Pero no penséis que eran unos cuantos desharrapados: entre ellos había concertinos de varias orquestas británicas, y todos tenían un nivel impresionante. Se ensayaba sin horarios, minucionamente, a menudo en el domicilio de Marriner, buscando la excelencia. En un principio era un trabajo complementario al de cada uno en sus respectivas orquestas , y así cuntinuó durante muchos años.
Otro aspecto curioso de la ASMF es que funcionó de una manera opuesta a muchas orquestas: normalmente una orquesta da muchos conciertos, consigue fama y comienza después a hacer grabaciones. En la ASMF fue justo lo contrario: las grabaciones comenzaron muy pronto, y tuvieron tanto éxito que se sucedieron con rapidez, consiguiendo una fama que les precedía en sus conciertos y sus giras. Si no me equivoco, Marriner fue el director clásico con más grabaciones, después de Karajan.
La orquesta fue ampliando repertorio: aparte del barroco se comenzó con los clásicos y más tarde con la música más moderna. Para ello se amplió el grupo original con viento y con más cuerda. Y llegó el momento en que se vio que, por razones prácticas, era poco operativo seguir con el mismo método de trabajo: ya no se podía ensayar eternamente y sin horarios, no todos los músicos podían expresar su opinión, y era más difícil el ajuste de un grupo grande sin director.
Marriner había hecho sus pinitos esporádicamente dirigiendo cuando había coros o en ocasiones similares, pero siempre se había resistido a ir contra la filosofía original de la ASMF, que era tocar sin director. Pero llegó un momento en el que vió que no podía tocar y marcar a la vez, y reconoció, con una enorme modestia, que se estaba convirtiendo, en sus propias palabras, "en el tipo de violinista que no pensaría en contratar". Su maestro de dirección, Pierre Monteux, le dijo en una ocasión: "ponte de pie y dirige como un hombre". Y así lo hizo.
Pese a algunos recelos iniciales de sus compañeros, la situación se aceptó de una manera muy natural: Marriner tenía unas grandes cualidades para hacer esa tarea: gran exigencia, mucho tacto y psicología, y un sentido práctico muy desarrollado que le hacía rentabilizar el tiempo de ensayo y grabación de una manera muy significativa.
A partir de allí la ASMF se dividió de una manera natural en tres agrupaciones diferentes: el pequeño grupo de cuerda que tocaba sin director, generalmente liderado por Iona Brown o Kenneth Sillito, la orquesta algo más grande con Marriner, y un pequeño y variado grupo de cámara, la Academy of St. Martin in the Fields' Chamber Ensemble. Y de esa manera continuaron sus éxitos en los estudios de grabación y en sus conciertos y giras.

El libro se lee con avidez: está dividido en capítulos que tratan de sus diferentes épocas y, más tarde, de sus diferentes actividades: las giras y viajes, las grabaciones, los ensayos, etc. Y la verdad es que es un placer leerlo porque está trufado de divertidas anécdotas que demuestran una vez más que los ingleses, con toda su fama de serios, son capaces al mismo tiempo de ser la gente más traviesa e infantil que existe.
Sirva esta pequeña reseña como mi pequeño homenaje a Neville Marriner.


El libro se puede encontrar de segunda mano en iberlibro

sábado, 15 de octubre de 2016

Libros sobre música (8): "Talks with Emanuel Hurwitz"

Talks with Emanuel Hurwitz, 82 years with the violin - Riki Gerardy


Para la mayoría de gente, incluso entre violinistas, el nombre de Emanuel Hurwitz no les dirá absolutamente nada. Tan sólo para gente algo friki como yo, que gusta de repasar las listas de intérpretes de CDs, le recordará a alguien. Porque lo curioso es que su nombre aparece en diversas formaciones camerísticas y orquestales muy diversas. Violinista británico, de ascendencia rusa, nació en 1919 y falleció en 2006, y en realidad fue una figura destacable en la profesión musical inglesa durante una gran parte de su vida. Como concertino de la English Chamber Orchestra o de orquestas como la New Philharmonia, como leader del Hurwitz Quartet o el Aeolian Quartet, como miembro del Melos Ensemble y como profesor.
Yo le recuerdo en algunas grabaciones como los Concerti Grossi de Haendel con Leppard, la integral de Haydn con el Aeolian o sus magníficas grabaciones con el Melos Ensemble: el Septimino de Beethoven, la Trucha y el Octeto de Schubert, etc. Volviéndolas a escuchar me encuentro con un violinista sensible, con un sonido precioso, variedad de vibrato, una articulación y mecánica clarísimas, y una sensibilidad y estilo exquisitos en la música de cámara.
El presente libro, aunque escrito por Riki Gerardy, prácticamente es una larga cntrevista o diálogo con Emanuel Hurwitz, donde nos relata sus experiencias durante su larga carrera: la gente con la que ha trabajado, montones de anécdotas la mar de divertidas e incluso un apartado con algunos consejos técnicos para violinistas. A mi entender lo más interesante sería que hace un retrato de lo que era la vida de un violinista "de a pie" en aquellos tiempos, en el agitado mundo musical de Londres. Un violinista que, al fin y al cabo, periódicamente durante su carrera tuvo que regresar a la música de cámara , verdadero amor de su vida. Tanto en el cuarteto como en el fabuloso Melos Ensemble.


El libro, pese a ser reciente (2006) no es muy fácil de encontrar. Mi ejemplar lo conseguí de segunda mano por iberlibro, en perfecto estado y por poco dinero. Y, curiosamente, he tenido la suerte de que tiene una dedicatoria manuscrita de Hurwitz a un tal Leonard. Cosas de los libros de segunda mano. A veces te encuentras tesoros sin esperarlo.

Enlaces para conseguir el libro en amazon.uk o en iberlibro

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Libros sobre música (7): "David Oistrakh, Conversations with Igor Oistrakh"




Con éste llegamos a uno de mis libros preferidos, sin lugar a dudas. Comprado de segunda mano por casualidad en una feria del libro de ocasión, es un libro realmente emocionante.
La figura de David Oistrakh ocupa uno de los puestos más relevantes en cuanto a los violinistas de todos los tiempos. Sin necesidad de ser comparado con Heifetz, al final si uno escucha, o mejor aún, si uno ve algún video de David Oistrakh, queda enamorado al instante de su manera de tocar. Y lo curioso es que eso pasa incluso comparándolo con violinistas más recientes. Sus versiones no han acusado en absoluto el paso del tiempo y continúan siendo referencia en muchas obras.
El presente libro, escrito por Viktor Jusefovich, está basado en muchas conversaciones con uno de los hijos del artista, el también violinista Igor Oistrakh. Y nos presenta, por ello, una visión mucho más cercana, más familiar, de la personalidad de Oistrakh. Aparecen, por ejemplo, muchas cartas de Oistrakh a su mujer, durante sus participaciones en concursos como el de Varsovia o Bruselas, donde encontramos el lado más humano, con todas sus dudas e inseguridades. Encontramos una persona modesta, extremadamente amable, que no duda en reconocer el talento de sus rivales cuando hace falta.
Hay también un largo capítulo en el que se relatan las interacciones de Oistrakh con un gran número de músicos de su época: violinistas, directores, compositores...
Igor Oistrakh nos presenta a su padre en sus facetas de virtuoso, músico de cámara, director de orquesta, profesor, o simplemente padre de familia, con lo que contamos con una visión muy completa de su grandeza en todas sus facetas.
A destacar también la enorme cantidad de fotografías, que por sí solas merecerían la lectura del libro.
El libro no es fácil de encontrar, pero en iberlibro se puede conseguir. En inglés, claro...